El arte de cultivar amigos

A mis amigos y maestros, a quienes está dedicado “Héroes cotidianos”.

“Sin amistad nadie querría vivir, aun cuando poseyera todos los demás bienes […]; porque ¿de qué sirve esta clase de prosperidad si se la priva de la facultad de hacer bien, que se ejerce preferentemente y de modo más laudable respecto a los amigos?”

Aristóteles, Ética a Nicómano

La amistad hace que la vida sea más fácil, dijo Aristóteles hace más de veinte siglos, y se da no sólo entre amigos, sino también entre padres e hijos o en la relación de pareja (aunque esta última consideración fue realizada en siglos posteriores al filósofo). La amistad nos rescata de la soledad obligada, que es especialmente corrosiva en momentos de dolor, como demostró Bradburn en 1969. El 26 por 100 de los estadounidenses se sentían solos y reconocían sentirse deprimidos e infelices. En España el dato es parecido: El 20 por 100 en 1991 en la encuesta realizada por CIRES (Centro de Investigación sobre la Realidad Social). La amistad no solo es necesaria para evitar la soledad, sino para compartir la vida, sentirnos más plenos y auténticos e, incluso, aumentar nuestra esperanza de vida. Esta es la conclusión de un estudio realizado por la universidad australiana de Flinders. Durante 10 años analizaron las relaciones sociales de 1.477 personas mayores de 70 años y lo correlacionaron con su longevidad. La conclusión es muy reveladora: Aquellos que tenían más y mejores relaciones con amigos (que no con familiares) llegaban a tener un 22 por 100 más de probabilidades de sobrevivir. Es decir, la amistad es también un elixir de juventud y buen antídoto para evitar los ataques de corazón, según la investigación publicada en la revista Heart en Reino Unido. Las personas que han sufrido un ataque de corazón tienen el doble de posibilidades de recaer al segundo año si no tienen un buen amigo, familiar o pareja con el que poder intimar.

En definitiva, debería enseñarse en los colegios el arte de cultivar amigos. La amistad es posiblemente uno de las fuerzas más importantes para salir de las situaciones difíciles, que nos conecta con el amor y que resulta hermosa, porque nos engrandece el alma. En los mitos y cuentos, no hay héroe sin amigo. Puede que no aparezca el maestro, pero siempre está el amigo. Y la sabiduría popular es muy sabia en este punto. Una llamada telefónica o una voz amiga es una cuerda de salvación de los momentos duros, porque te hace ver que no estás solo y que tu dolor puede ser compartido por otro hombro. A veces dicha sensación se produce con personas que ni te esperabas o con alguien al que vas a ver sólo una vez en tu vida, pero que en ese momento ha estado ahí. Y no hace falta que diga nada. La presencia acompañada es suficiente para reparar las heridas. Esa es la magia de la amistad.

14 comentarios en “El arte de cultivar amigos

  1. Sin duda, la amistad hay que cultivarla, en todos los ámbitos de la vida. “Algo se muere en alma cuando un amigo se va” reza la canción y de verdad en estos momentos al menos yo lo siento así. Un abrazo

    http://wp.me/pHbDQ-3T

  2. Muy buen post, Pilar. Excelente. Precisamente el próximo jueves aparecerça en Executive Excellence un artículo con el título “Sucedáneos de amistad” porque como bien apuntas, cultivar amigos es un arte, y como también muy bien dices debería enseñarse en los colegios. 1 abrazo.

  3. Pingback: Bitacoras.com

  4. Hola Pilar,

    Estupendo post.

    La amistad verdadera es muy importante. Se debe incentivar la enseñanza de cómo conseguir y retener las amistades. Esto supone tener que cambiar determinados valores y formas de proceder. Muchas personas piensan que un amigo es aquel que esta de acuerdo con todo lo que decimos y hacemos, cuando esto es un error. La amistad sincera se basa en la confianza y flexibilidad. La amistad es variada, diversa y pasa por épocas y diferentes momentos que requieren de una adaptación mutua.

    Saludos,

    Juan

  5. Pingback: El arte de cultivar amigos | El noticiero

  6. Pingback: El arte de cultivar amigos | Canal Noticiero

  7. Como dice un buen amigo, la amistad a diferencia del amor no necesita frecuencia, los amigos, siempre estan ahi.
    Excelente resumen de uno de los valores tan vilipendiados (manoseados) como concepto en las redes sociales, (todos tienen miles de “amigos” que ni conocen ni frecuentan) si resaltar este concepto era tu intencion, creo haberlo captado.
    Un cordial saludo desde la Costa Brava

  8. La amistad es una forma de amor incondicional. Puede que no veas a tus amigos con la frecuencia que quisieras, pero sabes que están ahí. Que una llamada tuya, basta para que vengan a tu encuentro, y viceversa. Y siempre las personas nos sorprendes. A veces te sorprendes: personas con las que no tienes mucha relación, y las consideras más bien conocidos, ante un problema se han volcado al 100 % en la ayuda, demostrando que más que conocidos son amigos.
    Saludos a todos 🙂

  9. “Un amigo es aquel que te pregunta como estás, y además le interesa” Es una de mis frases preferidas. Realmente es muy profunda y demuestra que detrás de un amigo lo que debe de haber es autenticidad y credibilidad, que inspire confianza, sino todo quedará en la superficialidad y en “todo bien, todo perfecto” con la medio sonrisa por delante. Estos son verdaderamente conocidos. Cuida a tus amigos o quien crees que vale la pensa serlo y el retorno diario de amistad lo tienes asegurado.

  10. De los grandes conceptos, la “amistad” ocupa el segundo lugar en mi ranking, después del “amor”, y podría decirse que en cierta forma se complementan, ya que muchas parejas pueden seguir juntas por muchos más años apoyándose sólo en la amistad que las une.
    Un post para reflexionar y para buscar la agenda de teléfoos para llamar a un par de buenos amigos con lso q

  11. Cultivar requiere mimo y cuidado, me dijo un cliente cuya pasión era cultivar en su huerta. Y conversamos muchas veces, cual parecidfo tenían las verduras y las personas (je,.je savando las diferencias), pero ¡qué razón tenía!. Y sobre todo hay momentos en los que esa amistad se hace presente, no estoy habando de los buenos momentos, en losq ue “es fácil” la amistad, sino en otros momentos menos dulces, en los que la “cosecha” es enriquecedora. Al menos yo lo vivo así.
    Aprovecho para decir “Gracias a los amigos y amigas!

    Noelia
    http://www.podersaberquerer.com

Los comentarios están cerrados.