La gestión de nuestro ego

gestionEgo

Un mal enemigo para nuestra carrera profesional es nuestro ego. De éste no se habla casi nunca ni en los procesos de selección, ni como la causa de un sinfín de conflictos en las empresas. Pero es lo que está detrás de los excesos de búsqueda de poder, de las envidias, de las incapacidades para el reconocimiento o para colaborar con otras áreas. La definición del ego es compleja (necesitaríamos un libro para ello), pero podemos decir que está relacionado con la imagen que tenemos de nosotros mismos y con la búsqueda de la autoestima.

En sí, no es un problema. Como se dice en la psicología gestáltica “nos da de comer”, porque también nos ayuda a sentirnos seguros. Sin embargo, el problema surge cuando nuestro ego es excesivo o está herido. Es entonces cuando corremos el riesgo de buscar el éxito a cualquier precio, somos incapaces de ver las necesidades de otros más allá de las nuestras, o de herir a otras personas sin darnos cuenta. Por ello, si una persona quiere tener éxito en su carrera profesional, ha de aprender a gestionarlo. En la mesa de liderazgo que moderé en el último Foro Davos, aportamos algunas claves:

Continue reading

Estrenamos blog. Comienza el viaje. ¿Te apuntas?

postBienvenida

Quiero invitarte a un viaje. Un viaje alrededor de nuestras vidas, de nuestros miedos, de nuestras fortalezas y nuestras áreas de mejora. Un recorrido con escalas para coger impulso, para reflexionar, para encontrar nuestras motivaciones, las pasiones que nos hacen avanzar… y cuyo final dependa exclusivamente de ti y de donde quieras llegar.

El punto de partida es este blog. Un blog renovado que se llena de contenido relacionado con el liderazgo, la transformación y el desarrollo personal para ayudar a todo el que lo desee en su evolución humana y profesional hacia la felicidad.

El blog se reinventa como una necesidad de adaptación al cambio. Una necesidad de reinvención vital en un entorno que cambia rápido. Muy rápido. Normalmente asociamos los cambios a épocas malas, pero es mucho más inteligente hacerlo en los momentos buenos, como una manera de anclarse a las fortalezas y rediseñar nuevos productos y nuevos servicios que generen valor añadido.

Desde este momento ese valor añadido se construye aquí a base de textos llenos de pasión, testimonios, vivencias, estudios, entrevistas, vídeos, consejos, ciencia, vida… en un entorno de cambio en positivo, de mirada hacia adentro y siempre hacia delante.

Continue reading

Feliz Día de la Felicidad… ¿Te atreves a alargar la fiesta todo el año?

felicidad

Hoy, 20 de marzo, se celebra en todo el mundo el Día de la Felicidad desde que así lo acordara la Asamblea de Naciones Unidas hace tres años. Se trata de una iniciativa interesante que nos sirve como reivindicación de un propósito de vida. Pero os propongo un plan: en lugar de celebrarlo durante 24 horas aprovechemos su tirón para tomarla como lo que es, una iniciativa, es decir, un inicio de algo, nuestro punto de partida hacia la felicidad.

Porque de nada sirve conmemorar el Día de la Madre o del Padre si el resto del año no les amamos como se merecen, así como no es efectivo reivindicar un Día de la Mujer Trabajadora si no se consiguen avances en esta materia cada día. Lo mismo ocurre con la felicidad. Como no se trata de ser felices un día al año por decreto, vayamos más allá y olvidémonos de apuntar en nuestra agenda el 20 de marzo como el día para ser felices, como quien agenda que ha de recoger el vestido del tinte o pasar la ITV al coche.

Mejor apuntemos hacia dentro porque lo cierto es que la felicidad es una forma de vida, de relacionarse, de moverse por el mundo, un estado emocional que cultivar y que depende exclusivamente de nosotros. Como afirmó el filósofo Kierkegaad, “la puerta de la felicidad se abre hacia dentro porque si uno la empuja, la cierra cada vez más”.

Continue reading

Ser vulnerable te hará más fuerte (incluso en el trabajo)

6a00d8341bfb1653ef01b8d0ecdebb970c-550wi

Parece una total contradicción pero no lo es. Todos, sin excepción, tenemos carencias, debilidades, miedos o inseguridades, y quien niegue esta frase está queriendo creerse una imagen de sí mismo poco acertada. Desconfiamos de aquellos que se nos presentan como “un seguro a todo riesgo” que cubren cualquier situación sin fisuras, o de los que tienen respuestas para todo y viven a golpe de certezas. Hoy en la sociedad impera dar una “imagen de escaparate perfecto”, lo que nos ha llevado a un callejón extraño en el que aceptar una debilidad personal o laboral es una señal de derrota, decepción, o motivo de mofa por los demás. Es imposible cambiar la sociedad de repente, pero sí podemos hacerlo dentro de nosotros, modificar esos parámetros y sobrevolar ese paisaje ficticio en el que nos movemos siempre con una coraza. Solo así podremos aprender, unir lazos y hacernos más fuertes gracias, quién lo diría, a nuestros puntos débiles o, más bien, a la aceptación sin complejos de ellos, de lo que nos hace vulnerables.

No se trata de vivir cada día con el pañuelo e ir contando nuestras penas al primero que se cruza. Se trata de encontrar un equilibrio. Sacar pecho y mostrarse segura o seguro cuando dominamos algo, cuando navegamos entre fortalezas es también positivo, por supuesto que lo es. Si somos buenos en algo, demostrémoslo. Aunque no nos engañemos, no somos buenos en todo (¡y menos mal!). No hay nadie que no haya tenido miedo de no estar a la altura en un momento determinado de su vida o a ser rechazado, solo que nos da mucha vergüenza reconocerlo por pavor a ser atacados por esa zona… incluso a veces nos cuesta aceptarlo a nosotros mismos. En ocasiones, la imagen de escaparate perfecto también se vive hacia dentro.

Continue reading

¿Quieres triunfar? Vive como un salmón

6a00d8341bfb1653ef01bb07fef3c3970d-550wi

Existen dos tipos de personas: las que siguen el recorrido marcado y no abandonan nunca los usos y costumbres del grupo, y las que deciden explorar una nueva senda. También hay dos tipos de empresas que siguen estos mismos patrones, y a las que uno de los más influyentes estudiosos del mundo empresarial, Gary Hamel, enmarca como empresas rezagadas y empresas atrevidas. Ambas formas de afrontar la vida y los negocios son respetables y susceptibles de ser exitosas, pero suele ser el segundo grupo el que consigue romper más barreras y convertirse en referente.

¿Te has dado cuenta de que muchas de las consideradas ‘raritas’ o ‘raritos’ en el colegio, años después, han conseguido destacar excepcionalmente en alguna disciplina? Este tipo de personas son muy reconocibles porque suelen seguir un patrón diferente al resto, con gustos supuestamente extraños… además de soportar durante años el rechazo del gran grupo que sigue modas y patrones de conducta similares. Raritos, o excéntricos, como Benjamin Franklin, Frida Kahlo, Dalí, María Montesori, Einstein, Darwing o Galileo, entre otros, marcaron hitos extraordinarios en la historia y serán recordados para siempre, pero en su época también sufrieron el estigma social y fueron señalados por vivir a contracorriente.

Continue reading

Cuando las barreras están en tu mente

6a00d8341bfb1653ef01bb07f80d17970d-550wi

“Ningún ser humano es capaz de correr un milla de distancia en menos de cuatro minutos”. Este era el pensamiento que perduró durante años. Había un sinfín de explicaciones provenientes de comentaristas deportivos, expertos en fisiología y médicos. Era imposible, sencillamente, porque nadie lo había podido conseguir… Hasta que llegó la mañana del 6 de mayo de 1954 y Roger Bannister participó en la carrera de una milla de distancia en Oxford. Este joven de 25 años había quedado cuarto en las Olimpiadas de Helsinki dos años atrás en 1.500 metros, con una marca de 3:46,0. No parecía que pudiera romper la barrera de los cuatro minutos porque, recordemos, era imposible. Sin embargo, esa mañana aquel joven corrió los 1.609 kilómetros que suponen una milla en 3:59,4. El resultado fue un acontecimiento histórico en el mundo deportivo y no solo en Reino Unido. Pero no fue el único que lo logró. A las seis semanas un corredor australiano, John Landy, superó el record anterior con una marca de 3:58,0. Y, desde entonces, los cuatro minutos han sido fulminados miles de veces, porque sencillamente, la barrera era el resultado de la imaginación que no de un límite real. Y si trasladamos este ejemplo a nuestra vida cotidiana podríamos preguntarnos: ¿cuántas “millas” tenemos en nuestra mente que no son reales y que nos impiden alcanzar nuestros objetivos?

Continue reading