El verano aumenta el deseo sexual, pero ¿y el amor?

Llega el verano y, con él, el incremento de la atracción física y los flechazos. El motivo tiene que ver con el mayor número de horas de sol y con nuestros bailes hormonales. ¿Y también incrementa el amor?

Nuestra química varía a lo largo del año y en verano se activa la relacionada con la atracción sexual y los flechazos. Al menos esa es la conclusión de la experta Helen Fisher, profesora de la Universidad de Rutgers, Nueva Jersey, y quien se puso de moda hace unos años con su libro Por qué amamos: Naturaleza y química del amor romántico (Punto de lectura). Según está bióloga y antropóloga, la testosterona es uno de los protagonistas en el mundo de la atracción sexual y alcanza su nivel álgido en verano. Motivo: los días son más largos. Por eso, la seducción vive su agosto en fiestas, playas y demás eventos sociales. El clima ayuda. Pero no solo le pasa a la testosterona, sino también a la serotonina y a las feromonas.

La serotonina, el neurotransmisor que influye en el placer, tiene su mayor actividad en verano. Y las feromonas, las sustancias que desprendemos por la piel y que actúan como atractor sexual, están más expuestas en los meses de calor. Por ello, no es de extrañar que el verano “haga su trabajo” y mayo haya sido durante años el mes con más nacimientos de niños en España. Ahora bien, aunque la química nos lleve al deseo sexual, esta no podemos confundirla con el amor romántico o con la necesidad de apego o de establecer vínculos estables con una persona. Por supuesto que están relacionadas, pero son diferentes incluso en su impacto en nuestros mecanismos cerebrales.

El amor romántico despierta zonas del cerebro vinculadas a la atención, al aprendizaje y a la recompensa (“dejo de perder tiempo en el flirteo, para centrarme en quien me importa”, podríamos resumir en términos sencillos). La experiencia del amor es algo más que una emoción o una respuesta química. Está relacionada con decisiones y con motivaciones profundas, que activan otras zonas de nuestro cerebro, como las áreas del septum o el área ventral tegmental (AVT). Por ello, podríamos decir que el amor está en el cerebro y que es un impulso incluso más fuerte que el sexo. Como lo explica Fisher: “Si le pides a alguien que se vaya contigo a la cama y te rechaza, no entras en una depresión, ni te suicidas, ni matas a nadie; pero la gente sufre terriblemente, y puede hacer estas cosas, tras la ruptura de una relación romántica”.

En definitiva, el verano ayuda a que haya mayor predisposición a la atracción sexual y a los flechazos. Nuestras hormonas, neurotransmisores y sustancias químicas ayudan a que eso ocurra. Y es divertido y apasionante. De hecho, casi todas las canciones del verano se basan en esta experiencia, como está ocurriendo ahora con Despacito. Pero esto es algo diferente al amor romántico o al apego, que puede relacionarse o no. Depende de la motivación de la persona y de sus deseos más profundos. Así pues, en verano disfrutemos de los buenos momentos que podamos sabiendo que el amor romántico pertenece a otro capítulo de nuestro cerebro.