¡Cuidado, la mente confunde “amor” con subidón de adrenalina!

La mente confunde

¿Queremos resultar más atractivos? Tenemos un pequeño truco: que la otra persona nos conozca después de haber vivido alguna emoción “intensa positiva”. Así lo demostraron en 1974 dos psicólogos, Donald Dutton y Arthur Aron. Les pidieron a dos grupos de voluntarios (solo hombres, es importante el dato), que cruzaran dos tipos de puentes: el primer grupo tenía que atravesar un puente cortito y seguro; y el segundo grupo debía caminar por un puente colgante de 137 metros sobre el cañón del Capilano en Canadá. Este último puente había sido construido en 1889, es de madera, se tambalea con el viento y “solo” tiene una caída de 70 metros, como se ve en la foto. En fin… un puente de infarto.

Pues bien, al final del puente les esperaba una atractiva mujer que les hacía una encuesta sobre el paisaje a cada uno de los voluntarios. Y lo más importante: les daba un número de teléfono por si querían llamarla otro día para comentar los resultados de la encuesta. Y ¿qué grupo llamo más, el primero o el segundo? Curiosamente, los voluntarios que atravesaron el puente colgante llamaron en tropel. Y no solo eso, sino que sus explicaciones eran mucho más emocionales. Sin embargo, los voluntarios del primer grupo apenas llamaron y los que lo hicieron fueron mucho más neutros en sus conversaciones. ¿Motivo? Los hombres del segundo grupo sufrieron lo que se conoce por el “sesgo de atribución”, algo que nos pasa a todos los mortales.

Los voluntarios que atravesaron el puente colgante contestaron a la encuesta con la respiración entrecortada, los nervios a flor de piel y suponemos que con grandes dosis de adrenalina en el cuerpo (los primeros estaban tan tranquilos). Y todas esas reacciones les llevaron a confundir las cosas e interpretar una cierta atracción física por la señorita de la encuesta por haber atravesado con éxito un puente de infarto. El experimento demuestra que nuestra mente necesita justificar lo que nos ocurre y funciona asociando conceptos, “si me pasa tal cosa será por esto”, pero el problema es que a veces se equivoca a la hora de identificar las causas. Ese es el motivo por el que surge el sesgo de atribución y que es importante tener en cuenta cuando nos enfrentamos a situaciones físicas intensas. Por cierto, tiempo después este experimento se hizo también con voluntarias y ocurrió el mismo resultado.

Pues bien, si nuestra querida mente se equivoca, necesitamos ser conscientes de ello y aprovecharlo a nuestro favor. Veamos algunas claves:

  1. Si queremos seducir, tendremos más éxito si la persona a la que queremos impresionar vive emociones intensas positivas, que pueden ser desde un descenso de esquí, un parque de atracciones o, incluso, una película que produzca adrenalina. Ahora bien, ha de tener final feliz. Forzar las reacciones físicas y llevarlas al extremo, tampoco es una gran idea. Si los pobres voluntarios hubieran pasado mucho miedo a la hora de cruzar el puente, el resultado hubiera sido bien distinto.
  2. Si estamos en el otro lado, en el mundo de los seducidos, ¡cuidado!Aprendamos a diferenciar las reacciones físicas de las emocionales. A veces las cosas no tienen tantas explicaciones como nosotros pretendemos dar y, simplemente, son el resultado del juego de neurotransmisores que tenemos en el cerebro. Si sentimos la respiración entrecortada, pensemos que no es porque nos atraiga la otra persona sino porque hemos vivido una experiencia intensa en el esquí, el buceo o la actividad que sea.
  3. Y como hemos mencionado en otras ocasiones, si las emociones afectan en el cuerpo, el cuerpo también afecta a las emociones. Si estamos tristes, aunque no nos apetezca, es una buena idea “forzarnos” a generar adrenalina aunque sea corriendo para ir transformando los estados de ánimo.

En definitiva, somos más grandes que nuestras emociones y podemos influir en ella positivamente, solo necesitamos saber cómo.

Foto: Tim Welbourn, Flickr, creative commons.