Saber cómo comunicarnos a través del e-mail no es ninguna broma

mail

Esa maldita sensación de hacer una broma o un comentario inapropiado y escuchar el silencio durante segundos, que parecen horas, mientras piensas… ¡Quién me mandaría a mí abrir la boca! ¿A quién no le ha ocurrido alguna vez? Hasta hace pocos años esa incómoda situación estaba casi reservada a la comunicación oral, ya que a través de las cartas tradicionales era más complicado que ocurriese, pues obviamente se trata de un lenguaje menos espontáneo y más elaborado.

Pero las reglas de comunicación han cambiado tanto que necesitamos volver a reinventar las claves que nos lleven a no meternos en charcos sin querer. La carta, el sobre, el sello… son elementos que hoy nos parecen propios del Pleistoceno o casi reservados para el banco, la hacienda pública o el ayuntamiento, que llenan el buzón con sus ‘agradables’ notificaciones.

Hoy, la comunicación personal y sobre todo la empresarial se basan casi exclusivamente en el uso del e-mail (o Whatsapp, pero éste merecería un estudio aparte). Se trata de un género de escritura oralizada, es decir, a medio camino entre la conversación y la carta, ya que conjuga elementos de la comunicación oral como la inmediatez, y signos de la comunicación escrita tradicional como la perdurabilidad en el tiempo.

Sigue leyendo

Quieres participar en un proyecto de Gestión del Talento en las PYMES?

En momentos de incertidumbre como los actuales ninguna empresa puede perder ni un gramo de talento en sus organizaciones. Ahora se requiere que todas las personas den lo mejor de sí mismas, tengan iniciativas hacia los clientes y colaboren en equipo. Si en la época de la rotación la gestión del talento era importante, en momentos como los actuales es totalmente crucial y estratégica. Por ello, desde InnoPersonas y en colaboración con Gestiona, te brindamos la oportunidad de participar en un proyecto para impulsar la gestión del talento en las PYMES.

El proyecto tiene como objetivo que las empresas profesionalicen su gestión, refuercen el liderazgo e impulsen la innovación. Cuenta con las siguientes fases:

–        Diagnóstico de las variables clave de la PYMES en la gestión del talento (utilización de una herramienta de medición). Todos los trabajadores de la empresa participarán.

–        Taller de desarrollo del liderazgo e identificación de oportunidades de innovación con los miembros del comité de dirección. De este taller surgirán también oportunidades de negocio.

–        Análisis de viabilidad de las iniciativas de innovación que hayan surgido.

–        Coaching al máximo responsable de la empresa y seguimiento a lo largo de tres meses.

–        Plataforma 2.0. que buscará una participación colaborativa de las PYMES que forman parte del proyecto.

El proyecto va destinado a las PYMES de las comunidades de Asturias, Castilla y León, Galicia y Madrid, está apoyado por las organizaciones empresariales de esas comunidades (FADE, CECALE, CEG y CEIM) y cuenta con la cofinanciación del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio y el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER), en el marco del Programa InnoEmpresa.

Si diriges una PYME, trabajas en una o conoces a alguna que pudiera estar interesada en formar parte de un proyecto orientado a conseguir un modelo de  gestión más colaborativa, innovadora e  ilusionante, te agradezco que te pongas en contacto con nosotros a través de la siguiente dirección de e-mail: info@innopersonas.com

No es negocio, es ocio

_39279041_barca_mascot

“No es negocio, es ocio” fue lo que dijo ayer en unas conferencias en Málaga a la hora de hablar de su compañía Santiago Errando Mariscal, gerente del Estudio Mariscal. El evento se llegó a cabo dentro del Programa Emprende 21, al que asistieron 500 estudiantes y en el que participé junto con Santiago Errando Mariscal y Franc Ponti, profesor en EADA y autor de diversos libros sobre creatividad e innovación.

El Estudio Mariscal, más en concreto su fundador el valenciano Javier Mariscal, se dio a conocer al gran público por el diseño de la mascota de Cobi para las Olimpiadas de Barcelona 92. A continuación recojo algunas ideas que me gustaron de su conferencia (que parecía más bien una poesía con imágenes verbales y gráficas) y los consejos que dio a los jóvenes.

  • Nos pagan por aprender
  • Hay que vivir lo que quieres vivir a pesar de todo y de todos
  • No trabajes, disfruta
  • Un cliente es un potencial amigo
  • Ser sabios es alcanzar el equilibrio
  • Cuando todo va muy bien, algo estamos haciendo mal
  • Cuando todo va muy mal, algo estamos haciendo bien
  • No busques, mira
  • La incertidumbre es la realidad
  • El diseño es una mentira bien contada
  • Si corres, siempre llegas tarde
  • La ilusión se cultiva y se comparte
  • Cuando tienes una oportunidad de expresarte, intenta hacer algo más.

Franc Ponti dio una extraordinaria conferencia sobre creatividad y dio las siguientes claves para desarrollarla:

  1. Pensar zen: Hay que tener tiempo para ser creativos
  2. Pensar Po: Desafiar los convencionalismos, como hace el banco UMPQUA Bank en Estados Unidos.
  3. Think Open: Abrir la mente, como hizo el inventor del Velcro.
  4. Pensar con fluidez. Mencionó el estudio de Csikszentmihalyi, autor que me encanta.
  5. Conectarse con emociones positivas (le agradezco la mención de NoMiedo)
  6. Alegrar la mente, como hace el Cirque du Soleil
  7. Pensar entre todos.

Por mi parte expliqué el “para qué ser emprendedor”, las dificultades a las que se enfrentan y claves para poder emprender un negocio. Desde aquí agradezco a la Diputación de Málaga y a la Universidad de Málaga la amable invitación.

Iterar para emprender

arte-emprenderEn épocas de incertidumbre una de las opciones que se presentan es la de emprender un proyecto. Evidentemente, en los momentos actuales es más difícil el emprendizaje que en situaciones de bonanza, por lo que es importante llevarlo a cabo con más sentido común que nunca. De estos temas estuve hablando la semana pasada en dos congresos muy interesantes ,en los que tuvieron la amabilidad de invitarme: La presentación de la cátedra Qui pot ser empresari? de la Universidad de Valencia, y el Congreso sobre Innovación organizado por el periódico Noticias de Gipuzkoa.

Una de las técnicas para ponerle sentido común a un proyecto de emprendizaje es iterar.  Resumo a continuación algunas ideas que comenté la semana pasada:

Soñar el proyecto. Atreverse a soñar adónde se quiere llegar. De ello, hemos hablado varias veces (por cierto, me ha encantado en esta línea el discurso de Penélope Cruz sobre la capacidad de soñar, enhorabuena por tu Oscar).

Ceñirse a la esencia de lo que se quiere emprender. Es un momento para regresar al valor de lo auténtico y abandonar lo superfluo o aquello que nos desfocalice en nuestro proyecto.

Iterar con la realidad: No es momento de grandes planes ni de grandes inversiones. Se trata de montar estructuras con los mínimos recursos y testar el mercado, los clientes… La velocidad es tan grande que podemos quedarnos paralizados en el análisis. Por eso, es bueno iterar, es decir, probar, ajustar, probar… Estamos en el mundo del aprendizaje continuo.

Seleccionar un buen equipo de compañeros de viaje. Con los socios se han de coincidir en los sueños (por eso la técnica de proyectar cómo imaginamos nuestra empresa de aquí a cinco años o a diez es muy positiva para ver si estamos todos alineados); y luego ser complementarios en las capacidades. En este punto, es fundamental evitar los “passion killer” o los asesinos de pasiones. Si la intuición nos dice que una persona no es buena como socio, mi sugerencia es seguir esa opinión. Es muy difícil que la química entre personas mejore y puede que el precio a pagar sea demasiado elevado. Además, he escuchado demasiadas veces a responsables de gestorías empresariales que la principal causa de mortandad en las micro/pequeñas empresas es la relación entre los socios.

Por último, me gustaría comentar que ojalá se emprendieran más proyectos como el que está llevando a cabo la Universidad de Valencia desde hace diez años para favorecer el emprendizaje. Cuarenta alumnos seleccionados de segundo ciclo de carrera tienen la opción de cursar una asignatura sobre como emprender un proyecto, donde los profesores son empresarios que creen en su aportación a la sociedad, de la talla de Juan Roig, fundador de Mercadona; o Paco Pons, presidente de Importaco y actual director del programa. No es un curso teórico, sino de práctica y de reflexiones personales. Es un claro ejemplo de refuerzo de relaciones entre la universidad y la empresa. Enhorabuena por el proyecto.

Periplo Andino y nivel de vida

He estado varios días en Chile. Ha sido muy interesante (también hice algo de turismo y me encantó). Además de aprender mucho, me ha sorprendido conocer las diferencias de nivel de vida con respecto a España. Destacaría dos aspectos: Por una parte y en términos generales, en Chile existe una mayor diferencia entre los que más dinero ganan con los que menos en comparación con España. Sin embargo, la clase media chilena gana mucho más que la española. Como ejemplo me llama mucho la atención el hecho de que el salario de un profesor universitario sea superior en más del 50% al de otro español con las mismas características. Por otra parte los precios de los productos y servicios son similares a los españoles, excepto los de la vivienda. En Chile la vivienda cuesta una tercera parte de lo que nos cuesta a nosotros. Esta diferencia tan abrumadora también me la he encontrado en otros países americanos: Argentina o Colombia, por ejemplo.
En otras palabras, la clase media en Chile gana más que en España y paga una tercera parte por el precio de una vivienda de características similares. Ahora que en nuestro país se habla de crisis de consumo, de crisis del sector inmobiliario y en definitiva de crisis de la confianza de los consumidores, os confieso que mi mayor pérdida de confianza lo fué de los Índices  de inflación españoles en los últimos veinte años. Creo que  pertenecen al capítulo de magia económica (y hablo de magia para ser “politicamente correcta”).
La semana entrante estaré en Paraguay, impartiendo una conferencia en Exponegocios 2008, desde donde volveré a cruzar el charco. En fin, todo mi viaje está siendo muy interesante, no sólo por lo que aprendo en temas de talento y liderazgo, sino por el privilegio de poder compartir los modos de vida de nuestros hermanos de este querido y admirado continente americano.

¿Todos buscamos poder?

¿A cuántos nos han parado la policía por alguna infracción leve que hemos cometido y no nos han puesto la multa? Para tener alguna probabilidad de conseguirlo hay que recurrir a un libro clásico y muy recomendable: El mono desnudo, de Desmond Morris. Según este autor, en las interacciones de los primates (y ahí estamos las personas) hay juegos de poder. Quien sabe que tiene poder, en este caso el policía, no está dispuesto a que ninguno se lo cuestione. Así pues, ante un policía o un profesor en la universidad que ha encontrado al alumno copiando descaradamente, se puede salir más airoso si a éste se le reconoce su poder y se admite el fallo. Lo peor en una situación así es entrar en justificaciones, que siempre deben ser las mismas. La forma de conseguir el objetivo (en este caso que no te pongan la multa), por tanto, es reconocerles su poder… Bueno, al menos hay más probabilidades, aunque eso no significa que siempre ocurra.

Creo que todas las personas en mayor o menor medida buscamos poder. Sé que algunos ganarían el récord Guinness en su intento, pero si pensamos qué significa poder y vamos a la Real Academia de la Lengua, vemos que es la facultad para hacer cosas. Para mí poder significa, por tanto, dos temas:

  • Control (en la medida que podemos hacer)
  • Influencia de cara a terceros.

Si consideramos que es eso poder, creo casi todos los buscamos, sólo hace falta ver las luchas por el mando a distancia cuando sólo había una televisión, las juntas de vecinos o los reinos de taifas en las empresas. Posiciones como secretarias de dirección, el mejor técnico de un departamento o los bedeles de la sanidad pública son posiciones de un gran poder… y cuidado si se cuestiona.

Tenemos, por tanto, que diferenciar dos tipos de poder: Autoritas y Potestas, como dirían los romanos. Autoritas que es la capacidad de influencia, propio de los líderes; y potestas, que nace del propio puesto o jerarquía. Si buscamos una u otra depende de muchas variables, como son las propias motivaciones individuales y las inseguridades personales… pero si hay algo que he aprendido en unos cuantos años en seminarios en empresas es que el poder se niega (casi nadie dice que le gusta) y cuando utilizas varias técnicas indirectas descubres que a la mayor parte le gusta tener la sensación de control y de influencia.

En definitiva, creo que todos buscamos poder en mayor o menor medida, aunque muy pocos lo reconocen.

Dar, pedir, exigir

“El éxito de Mercadona se apoya en la verdad universal de la reciprocidad. Según esta ley, lo primero es dar, para satisfacer las necesidades de las personas. Lo segundo pedir lo que se necesita de esas personas y, por último, exigir si no me dan lo comprometido”
Juan Roig, Presidente de Mercadona

Dar, pedir y exigir. Son los pilares sobre los que se apoya la gestión de Mercadona, una empresa innovadora en cuanto a la forma de entender el negocio y la gestión de las personas. Sus orígenes se remontan a 1981 cuando la compañía tenía ocho tiendas de ultramarinos en Valencia, que Roig había comprado a su familia. En la actualidad son casi 1.000 supermercados, 53.000 empleados y ha sido considerado por Deloitte como el grupo de mayor crecimiento mundial en el año 2004 del sector de alimentación. ¿Su éxito? Lograr el compromiso de sus proveedores, clientes y empleados. Como sucede en casi todas las organizaciones que triunfan, vivió un momento de crisis en 1993, en plena guerra de promociones y luchas de precios en el sector. Roig tomó una decisión muy acertada: suprimió la publicidad, buscó precios constantes y proveedores fieles con contratos a largo plazo. Años después decidió hacer fijos a todos sus empleados y comenzó una serie de políticas muy innovadores por aquel entonces que siguen vigentes en la actualidad: Los empleados tienen garantizado que trabajarán en el supermercado más próximo, a diez minutos de sus casas si es posible; las mujeres tienen un mes más de baja maternal y si un trabajador fallece, su pareja recibe una anualidad de sueldo, la empresa le ofrece trabajo y beca los estudios de sus hijos . Resultado: Alto nivel de compromiso de sus profesionales.
Ahora bien, ¿si una empresa quisiera reforzar el compromiso de sus trabajadores debería seguir la política de Mercadona? La respuesta es sencilla: No. No hay fórmulas mágicas en la gestión de personas. Como hemos visto, el talento depende de la estrategia de la compañía y de lo que aspire de cara al futuro. Además, de la gestión del talento el compromiso es lo más difícil y delicado. El compromiso, además, se construye, porque no surge de la nada ni es flor de un día. Implica mucho trabajo – no bonitas palabras, que casi siempre son las mismas- y mucha gestión de las expectativas de ambas partes (no olvidemos que es un baile en pareja).
La construcción del compromiso depende del profesional y de la empresa. Como dice Roig, “dar, pedir y exigir”. El compromiso del profesional se materializa aportando valor y deseando quedarse en la compañía; el de la empresa, a través del salario emocional y racional. Y para construir el compromiso, la empresa cuenta con una serie de políticas, que equivaldría a los ladrillos con los que protege su principal activo: el talento de sus colaboradores. Insistimos, no existen recetas. Sin embargo, las distintas investigaciones han demostrado que hay ciertos elementos que comparten un alto porcentaje de compañías exitosas. Como cada organización las lleve a cabo, será “al gusto del consumidor” y dependerá de su estrategia y de la visión de sus primeros niveles directivos.

(de “La Nueva Gestión del Talento: Construyendo Compromiso“. 2008)