A más años, más placer sexual

La edad en la que experimentamos mayor placer sexual es a partir de los cincuenta y los sesenta, pero solo si somos capaces de entrenar nuestra forma de ver las cosas en dos sentidos. Veamos cuáles.

Si pensamos en el éxito sexual, nos vienen a la cabeza mujeres y hombres con cuerpos atractivos y… jóvenes. Pero eso es solo una parte de la realidad y, posiblemente, la más pequeña. Sabemos que a los veinte estamos en nuestros mejores momentos para el deporte y para las demás proezas sexuales. Como, además, la corteza cerebral todavía sigue madurando, somos capaces de hacer bastantes tonterías en aras del sexo (aunque hay quien sigue haciéndolas a pensar de la edad). Sin embargo, la sexualidad es algo más que nuestra resistencia física, nos recuerda David Schnarch en sus libros. El sexo tiene dos caras: una es la capacidad física, que es la que permite la reproducción y la que nos une al resto de mamíferos; la otra es la capacidad de alcanzar la intimidad y de disfrutar con el erotismo. Mientras que la primera se pierde con el tiempo, la segunda se va ganando a medida que vamos teniendo canas. Pero para que esto no parezca el premio de consolación de nuestros cumpleaños, necesitamos entrenar nuestra forma de ver las cosas en dos sentidos: primero, siendo muy prácticos; y segundo, desarrollando la mentalidad de crecimiento.

El optimismo es sobre todo una cualidad práctica, que nos ayuda a darnos cuenta de que cumplir años es la mejor opción, si contemplamos la otra alternativa, claro está. Nos podemos pelear con la realidad, pero eso no nos sirve de nada. La gente más feliz no es la que busca tener la razón constantemente, sino la que utiliza lo que le ocurre en su favor. Por eso no es de extrañar que los índices de felicidad sean superiores a los cincuenta que a los veinte, como concluyen los estudios científicos. Con la madurez relativizamos mejor los problemas, no nos ahogamos en un vaso de agua y dejamos de complicarnos la existencia con demostraciones de “cuantas (o cuantos) más, mejor”. Es entonces cuando estamos mejor preparados para el placer de los detalles o de los momentos sutiles. Por ello, desde un punto de vista práctico, aceptemos lo que hay y disfrutemos de lo que la madurez y los años nos ayudan a nuestra sexualidad.

Y, segunda clave, entrenemos la capacidad de crecimiento. Como dice Carol Dweck, psicóloga de Stanford, podemos ver el éxito desde dos perspectivas: desde la mentalidad fija, es decir, dependiente de habilidades innatas o genéticas; o desde la mentalidad de crecimiento, esto es, procedente del esfuerzo. Cuando lo aplicamos al sexo sucede lo mismo. Si nuestra mentalidad es fija, pensamos que el disfrute solo depende de la edad de nuestro cuerpo. Sin embargo, si somos de los que creemos que los resultados dependen de nuestro trabajo, podremos dedicar más tiempo a mejorar la relación sexual, a cultivar la intimidad o a saborear del erotismo. Esto último depende de nosotros, no de nuestros años.

En definitiva, Schnarch dice que “la celulitis y el potencial sexual están altamente relacionados” y es cierto si sabemos también entrenar nuestra mente para que así lo contemplemos. Necesitamos ser tremendamente prácticos con nuestras posibilidades y nuestros límites físicos, así como con lo que la madurez nos permite. Y, segundo, alimentemos la mentalidad de crecimiento, comprendiendo que el placer sexual es también un resultado que depende de la atención o de aspectos más sutiles, que podemos mejorar.